Que es mejor para la espalda colchón duro o blando

Que es mejor para la espalda colchón duro o blando

Que es mejor para la espalda colchón duro o blando

¿Que es mejor colchón duro o blando?

Muchas personas se preguntan a la hora de comprar un colchón que relaje el dolor de espalda colchón duro o blando, pero esto dependerá de muchos factores por el cual te puede doler la espalda y no podemos recomendar al 100% el colchón que puedes compara para esos dolores de espalda. Por ello antes de poder decidirte a comprar un colchón para el dolor de la espalda, que consultes previamente con un profesional para poder saber de antemano el problema por el cual tienes dolores de espalda, el te podrá recomendar si es mejor un colchón duro o blando para ese dolor de espalda.

Mejor colchón duro o blando

Dependiendo como te gusta dormir, podrás optar por elegir un colchón duro que a la vez se adapte a la forma de tu cuerpo, o, elegir un colchón blando que haga la misma función de adaptación que el colchón duro y se adapte también a la forma de tu cuerpo, esto es una decisión muy importante y depende de dos factores para poder tener un colchón duro o blando, el gusto de cada persona a la hora de dormir sobre blando o duro y además si padeces algún tipo de patología previa, tales como dolores de espalda o cervicales, etc.

 

Que es mejor para la espalda colchón duro o blando

Como he mencionado en los párrafos anteriormente escritos, todo dependerá de los factores los cuales provengan esos dolores de espalda, un especialista médico te podrá orientar mejor si para la espalda es mejor un colchón duro o blando.

Cual es el colchón más blando del mercado

Dentro de la gama de colchones de densidad baja, existe el colchón viscoelastico blando, es un colchón que está fabricado con un núcleo en su interior de eliocel o goma espuma con una densidad muy baja, así mismo, la cobertura de estos colchones son fabricadas con láminas de espuma muy blandas y material viscoelástico, este material viscoelástico es muy blando y su función es adaptarse a la temperatura de tu cuerpo y al peso del mismo, llegándose a deformar para que tu cuerpo repose en su estado natural.