Mitos sobre el sueño: creencias comunes que son falsas

Mito 1: necesitas 8 horas de sueño todas las noches

La mayoría de las personas necesitan entre 7 y 9 horas de sueño cada noche, no hay una cantidad única de sueño que sea adecuada para todos. Algunas personas pueden sentirse descansadas y alertas con solo 6 horas de sueño, mientras que otras necesitan más de 9 horas. Lo importante es encontrar cuántas horas de sueño necesitas para sentirte descansado y alerta durante el día.

Mito 2: el sueño profundo es el mejor sueño

Es verdad que el sueño profundo es una fase importante del sueño, no es necesariamente la mejor. El sueño ligero también es importante y puede ser más beneficioso para la memoria y el aprendizaje. Además, pasar demasiado tiempo en la fase de sueño profundo puede hacer que te sientas menos descansado al despertar.

Mito 3: no puedes soñar mientras estás en el sueño profundo

Es cierto que la mayoría de los sueños ocurren durante la fase de sueño ligero, también es posible soñar durante el sueño profundo. Los sueños durante el sueño profundo suelen ser menos vívidos y menos fáciles de recordar que los sueños durante la fase de sueño ligero.

Mito 4: no puedes dormir demasiado

Dormir demasiado puede hacer que te sientas menos alerta y menos productivo durante el día, no hay una cantidad específica de sueño que sea demasiado. Lo importante es encontrar cuántas horas de sueño necesitas para sentirte descansado y alerta durante el día. Si te sientes bien durmiendo más de 9 horas, entonces no hay problema en hacerlo. Lo importante es encontrar una rutina de sueño que funcione para ti.

Mito 5: el jet lag es causado por el cambio de horario

El jet lag es más común cuando viajamos a través de diferentes zonas horarias, no es la única causa. El jet lag también puede ser causado por cambios en la rutina de sueño, como trabajar turnos rotativos o cambiar a un horario de despertar y acostarse más tarde de lo habitual. El jet lag se produce cuando el reloj interno del cuerpo, que controla nuestros patrones de sueño y despertar, no está sincronizado con el tiempo externo. Por lo tanto, cualquier cambio en la rutina de sueño puede causar jet lag, no solo los cambios en la zona horaria.