El foco de cualquier ceremonia de boda es siempre la novia. En la tradición, los invitados jadean mientras observan su belleza mientras camina por el pasillo. La mayoría de los fotógrafos de bodas también se centran en este momento al dedicarle la mayor parte de la fotografía de la boda. Si bien las imágenes sirven para conmemorar las emociones de la novia en este día tan importante, el novio a menudo proporciona una forma diferente de emoción en estas imágenes.

La tradición de fotografiar a la novia

La mayoría de los fotógrafos de bodas enfocan su fotografía «previa a la boda» en la bella novia y sus damas de honor mientras se preparan para la ceremonia. La forma en que se toman su tiempo para crear la imagen más perfecta para el día con su maquillaje, cabello y vestidos le da un aire de sofisticación y refinamiento a un álbum de bodas. Si bien la belleza de estos momentos es atractiva y refinada, a menudo les falta la intensa emoción que el novio y sus padrinos de boda aportan a la fotografía de bodas.

Un ambiente de fiesta

Llenos de nervios y emociones, los novios generalmente manejan las horas antes de una ceremonia de boda de maneras muy diferentes. Las mujeres tienden hacia lo reservado, quejándose de los pequeños detalles, conteniendo las lágrimas y asegurándose de que todo sea perfecto. Sin embargo, los hombres tienden a la emoción, incluso participan en pequeños tragos y tonterías antes de la ceremonia, fomentando un ambiente de fiesta.

Estos momentos de travesuras brindan maravillosas oportunidades de fotografía de bodas. Obtener estas fotos extraordinarias del novio y sus padrinos de boda antes de la ceremonia contará una historia totalmente diferente a las de la novia y sus damas de honor en el álbum de bodas. Si bien tanto la novia como el novio están nerviosos antes de su boda, generalmente lo expresan de manera opuesta.

Capturar fotos del novio permite a los fotógrafos de bodas contar ambos lados de la historia en imágenes a través de una fotografía contrastante previa a la boda. Una fotografía de la novia con los ojos llorosos abrazando a su madre antes de la boda cuenta una historia muy diferente a la del novio sonriendo de oreja a oreja mientras arroja una pelota de fútbol con sus amigos en el césped de la iglesia antes de la boda. Sin embargo, ambas fotografías cuentan una historia impresionante a través de la fotografía de bodas.

Capturando una historia memorable

Es importante capturar esos momentos de diversión, emoción e incluso miedo a través de la fotografía de bodas, especialmente cuando suceden de manera impredecible. Después de todo, una vez que estos momentos han pasado, se van para siempre, pero cuando son capturados por un fotógrafo de bodas, cuentan la historia para siempre.

El vínculo entre una novia y sus damas de honor es diferente que entre un novio y sus padrinos de boda. Al aprovechar las oportunidades de fotoperiodismo en ambos lados, también captura ese vínculo de amistad, lo que resulta en un álbum de bodas, no solo sobre la relación entre la novia y el novio, sino que también muestra el amor que la novia y el novio tienen por sus amigos y familia.

El trabajo de un fotógrafo de bodas es documentar una cautivadora historia de amor a través de la fotografía. Las horas previas a una boda ofrecen información sobre esa historia de amor y mucho más. Los fotógrafos de bodas en Chicago, o en cualquier otra ciudad, que van más allá de la fotografía tradicional de bodas para también tomar una fotoperiodista del novio, encontrarán sorprendentes momentos de encanto, emoción y alegría entre él y sus padrinos de boda.



Source by Chris A. Harmen