El arte es una reflexión sobre la sociedad: una perspectiva

El arte es una reflexión sobre la sociedad: una perspectiva

El arte siempre ha sido un reflejo de las emociones, la lucha personal y los acontecimientos innovadores de una sociedad contemporánea. Cuando una sociedad exige o sufre un cambio, el arte lo ha cumplido sutilmente. El Diccionario de Oxford describe el arte como «la calidad, producción, expresión o ámbito, de acuerdo con los principios estéticos, de lo que es bello, atractivo o de importancia más que ordinaria». En efecto, el arte definitivamente es una plataforma expresiva para individuos, grupos, así como para la sociedad, especialmente los cambios radicales o los eventos que se presencian. Por lo general, representa el escenario actual o particular en el ámbito de la situación política, económica, social, geográfica, las emociones que se generan allí, los matices de las revoluciones y los levantamientos, por nombrar solo algunos.

Si nos dedicamos periódicamente a discutir el arte como un reflejo de la sociedad, entonces comenzamos desde lo más antiguo. El 'Arte prehistórico' consistía en pinturas en las rocas y cuevas, que simbolizaban sus estilos de vida y rituales rutinarios. Las pinturas fueron, por lo tanto, una evidencia de su cultura, lo que ayudó a los historiadores a obtener información sobre la vida, la cultura y la civilización de esta época. Las famosas civilizaciones del 'Valle del Indo' o 'Harappa', 'griegas' y 'egipcias', especialmente tuvieron un arte prolífico, incluyendo esculturas, arquitectura, pinturas, grabados y arte en metal.

De hecho, lo más que sabemos sobre estas civilizaciones increíblemente ricas, se atribuye solo a sus artefactos narrativos y edificios. Por ejemplo, la «civilización egipcia» creía en la vida después de la muerte. Por lo tanto, la sociedad tenía un marco espiritual fuerte, concentrándose más en el viaje humano después de la muerte. Creían en la inmortalidad y adoraban a muchas deidades, un hecho destilado de las pinturas que adornan las paredes de las grandes pirámides. La civilización griega, sin embargo, fue más enfática sobre la forma humana, su equilibrio y belleza, reflexionando principalmente sobre los atuendos, el lenguaje corporal, los peinados y las culturas que prevalecen en diferentes períodos.

La creatividad adoptó las sectas del 'Movimiento Artístico' para representar las realidades de una sociedad contemporánea, frente a su tejido estable, aspectos que cambian regularmente e incluso revoluciones. El impacto del escenario sociopolítico contemporáneo también se ha retratado siempre. Por ejemplo, antes de la Primera Guerra Mundial, París solía bullir de gran actividad política. Esta inquietud en alguna parte influyó en el desarrollo del 'cubismo' de Pablo Picasso y Georges Braque. El «cubismo» implicaba la representación de un sujeto en particular desde múltiples ángulos, una situación prácticamente prevalente en ese momento. El arte se volvió misterioso en esencia, para manifestar la incubación de diversas conspiraciones políticas en París en ese momento.

El expresionismo fue otra forma de arte desarrollada, cuando la sociedad experimentaba transiciones en diferentes niveles, incluido el creativo. Hubo una revuelta contra la perspectiva tradicional del arte. Se adoptó un enfoque moderno. El 'Arte moderno' era una mezcla de 'Realismo abstracto', en el que el tema estaba distorsionado para representar su realidad y agitación emocional. Los colores en las pinturas casi siempre han retratado las verdaderas emociones del sujeto, el evento o el estado de ánimo de los artistas.

Para concluir, podemos decir que el arte no siempre puede ser bello estéticamente o comprensible para todos. Sin embargo, debería ser lo suficientemente poderoso como para retratar las emociones actuales de la sociedad, incluida la exposición de verdades duras y sutiles, al tiempo que alienta las mejoras. La única constante en el mundo es el cambio. En sintonía, las sociedades se metamorfosean a través de diferentes anales de tiempo y el arte ayuda a capturar los giros y vueltas resultantes en la cultura y el estilo de vida contemporáneos.



Source by Annette Labedzki