Colchones baratos de todas las medidas y precios

00,00

No hay productos en el carrito.

Cuidado del bebé recién nacido: 10 consejos para cada nueva mamá

Después de 9 meses de embarazo, la llegada de su recién nacido abre un nuevo mundo de emoción para usted. No solo te sientes extremadamente feliz, sino que también tienes muchas responsabilidades de cuidado del bebé. Y si eres madre por primera vez, cuidar a tu recién nacido se convierte en una tarea aún más difícil. Sin embargo, durante los primeros meses, seguir estas prácticas comprobadas puede ayudarlo a criar a su bebé de la mejor manera posible.

Garantizar la auto higiene:

Dado que los recién nacidos son muy vulnerables a las infecciones y las alergias debido a su sistema inmunitario débil, asegúrese de usar un desinfectante para manos o lávese las manos con un jabón suave antes de levantar a su bebé. Además, pídale a otras personas que manejan a su bebé que tengan las manos limpias. Limpie la habitación de su bebé con frecuencia y recuéstelo en un área limpia y libre de polvo durante el proceso de limpieza de la habitación.

Mantenga a su bebé bien:

Nunca debe olvidar que el cuerpo de su bebé es muy delicado y, por lo tanto, debe manejarse con sumo cuidado. Solo hay algunas formas seguras y cómodas de transportar a un bebé. Independientemente del enfoque que utilice, siempre apoye la cabeza y el cuello de su bebé para evitar cualquier tipo de rotura o lesión.

Feed on Demand:

Solo hay dos cosas que un recién nacido necesita durante los primeros meses de vida: suficiente leche y un sueño adecuado. Ya sea que amamante o alimente con fórmula a su bebé, asegúrese de ofrecerle un alimento a pedido. Tenga en cuenta las señales de alimentación de su bebé y comience a alimentarse antes de que comience a llorar. En caso de que esté en un lugar público, use una cubierta de enfermería para mantener la privacidad y la comodidad.

Eructar bien a tu bebé:

Los bebés tienden a tragar mucho aire durante la alimentación, lo que provoca gases y los hace vomitar. Para evitar este problema, debe hacer eructar a su bebé después de cada alimentación. La mejor manera de obtener eructos de su bebé es sostenerlo contra su pecho dejando que su barbilla descanse sobre su hombro y le palmee la espalda lentamente.

Revise los pañales a menudo:

Teniendo en cuenta el hecho de que un bebé ensucia el pañal más de 10 veces al día, debe revisar los pañales cada cuatro horas más o menos. Un pañal sucio se siente pesado y, por lo tanto, puede causar erupciones en el bebé. Como un pañal mojado humedece la delicada piel alrededor del trasero del bebé, es aconsejable mantener a su bebé desnudo durante unos minutos adicionales mientras le cambia el pañal.

Creando un ambiente perfecto para dormir:

Dado que dormir es la segunda actividad más importante después de alimentar a un bebé recién nacido, debe ser su responsabilidad principal crear un ambiente seguro para dormir para su bebé. Independientemente de que su bebé duerma en una cuna o cuna, siempre use un buen colchón para bebé que no solo le brinde a su bebé una superficie firme para dormir, sino que también lo mantiene alejado del riesgo de asfixia accidental.

Lleva a tu bebé:

Si se realiza de manera segura, el uso del bebé puede desempeñar un papel vital en el fortalecimiento del vínculo materno entre usted y su bebé. Ayuda a su bebé a dormir mejor y por más tiempo. Incluso los bebés más irritables y con más cólico se sienten tranquilos y contentos cuando se los acurruca contra el cuerpo de su madre. Además, usar a su bebé le brinda una excelente manera de lidiar con el problema del reflujo.

Nunca deje a su bebé desatendido:

¿Sabe que algunos bebés aprenden a darse vuelta incluso a los 2 o 4 meses de edad? Eso significa que cualquier movimiento repentino, como el reflejo de sobresalto, realizado por su bebé puede hacer que se caiga. Así que nunca deje a su recién nacido desatendido, ni siquiera por un solo minuto. Para estar seguro, puede aprovechar una almohada antivuelco para bebés para evitar que su pequeño se caiga.

Nunca dudes en pedir ayuda:

Ya sea que esté en el hospital o en su propia casa, no dude en consultar a personas con experiencia sobre cómo debe cuidar adecuadamente a su bebé. Intente conocer los aspectos importantes de la maternidad y obtenga información sobre la lactancia materna y la lactancia. Puede preguntarle a su madre, hermanas o amigos cómo solían manejar a sus bebés.

Comuníquese con su médico cuando lo necesite:

En caso de cualquier emergencia, como fiebre alta, diarrea persistente y vómitos, comuníquese de inmediato con su pediatra. No intente automedicarse porque hacerlo puede empeorar la situación. Aparentemente, no debes arriesgarte cuando se trata del cuidado del bebé.



Source by Nishant Gupta