Colchones baratos de todas las medidas y precios

00,00

No hay productos en el carrito.

Tanto si una mujer acaba de dar a luz a su primer bebé como si ha sido madre antes, una cosa que siempre es importante en la vida de un recién nacido es qué tan bien la madre cuida al bebé. Una de las mejores formas de asegurarse de que un bebé se mantenga saludable es mantenerse al día con los controles de salud del bebé con un pediatra.

Poco después del nacimiento

Una vez que nazca el bebé y la familia haya salido del hospital para irse a casa, la primera visita al médico se realizará dentro de las dos primeras semanas de vida del recién nacido. Esto es parte de un chequeo de bienestar, simplemente para asegurarse de que el bebé esté comiendo bien, comenzando a ganar peso, y para las nuevas madres, esta es la oportunidad perfecta para discutir cualquier inquietud o problema con el médico.

El bebé será pesado, medido y tomado la temperatura, y el médico también puede preguntarle cómo está durmiendo y comiendo.

Cada dos meses más o menos

Después de la visita inicial, el médico puede programar visitas adicionales cada dos o tres meses. Esto es para monitorear el crecimiento y desarrollo del bebé, así como para ayudar a la madre con problemas médicos como vacunas, cualquier alergia que sospechen que el bebé podría estar desarrollando o, en general, cuidar la salud y el bienestar general del bebé.

Las nuevas madres a menudo tienen muchas preguntas e inquietudes, y una visita al médico de este tipo es una buena manera de ayudar a aliviar los miedos y obtener respuestas a sus preguntas. El médico continuará midiendo el crecimiento y el peso del bebé, además de discutir los hitos del desarrollo con la madre del bebé.

Vacunas programadas

Muchos bebés reciben sus primeras vacunas en un chequeo general y es importante asegurarse de que los bebés reciban las vacunas que puedan necesitar. Este también puede ser un buen momento para que un bebé reciba la vacuna contra la gripe durante la temporada de resfriados y gripe, así como para comenzar a establecer una relación con el pediatra. En caso de que se produzca o se desarrolle alguna anomalía, una visita al bebé sano es una buena forma de controlar la situación o encontrar soluciones a pequeños problemas antes de que se agranden.

Hitos importantes en el desarrollo

Muchas citas de chequeo para bebés saludables son una buena manera de monitorear el progreso y desarrollo del bebé con todo, desde el aumento de peso hasta la altura. El médico también puede controlar los reflejos, la vista y la audición del bebé para asegurarse de que se estén desarrollando bien, así como verificar los hitos como sentarse erguido, gatear, comenzar a caminar y comenzar a hablar. Estos importantes avances también son un buen momento para que los padres hablen con su médico sobre sus preocupaciones con respecto a cualquier anomalía que hayan notado.



Source by Juanita Swindell