Cómo tratar un quiste ovárico durante el embarazo: métodos para deshacerse de su quiste, incluso durante el embarazo

Cómo tratar un quiste ovárico durante el embarazo: métodos para deshacerse de su quiste, incluso durante el embarazo

Cuando tiene que tratar un quiste ovárico durante el embarazo, puede ser difícil. Los métodos de tratamiento tradicionales no están disponibles o son especialmente peligrosos para usted. Incluso el manejo del dolor es más complicado. Entonces, ¿cómo se trata con éxito un quiste ovárico durante el embarazo?

Los métodos tradicionales para tratar un quiste ovárico son recetar píldoras anticonceptivas o extirpar quirúrgicamente el quiste. Las píldoras anticonceptivas están fuera de discusión durante el embarazo. Si el quiste es especialmente grande, está en una posición peligrosa o tiene componentes sólidos, es posible que deba extirparlo quirúrgicamente. Esto generalmente se realiza durante el segundo trimestre mediante laparascopia.

El resto de nosotros afectados por un quiste ovárico durante el embarazo debemos esperar y ver si el quiste desaparece por sí solo. Afortunadamente, para la mayoría de las mujeres, lo hace, aunque puede llevar algunos meses. Sin embargo, existen métodos naturales que puede usar para ayudarlo en su camino.

Controlando el dolor

Primero, si tiene dolor de quiste ovárico, debe controlarlo. El embarazo en sí puede ser lo suficientemente incómodo como es. Puede usar medicamentos de venta libre que contengan acetaminofén para ayudarlo. Sin embargo, nunca use medicamentos que contengan ibuprofeno. Esto puede dañar gravemente a su hijo nonato.

También puede tratar de controlar su dolor de forma natural. Las compresas calientes y las botellas de agua pueden ayudar a aliviar la tensión en su abdomen, lo que disminuirá el estrés en su ovario. Esto debería aliviar un poco la presión y aliviar su dolor. También puede probar otros métodos de relajación, como el yoga prenatal o los tés de hierbas.

Deshacerse del quiste

Para tratar un quiste ovárico durante el embarazo, primero debes limpiar tu cuerpo. Mientras esté embarazada, querrá evitar la mayoría de los suplementos herbales, ya que pueden ser perjudiciales para el bebé. Sin embargo, solo beber mucha agua y mejorar su dieta puede ayudar a limpiar el hígado.

Asegúrese de beber agua filtrada, ya que la mayoría de los grifos y muchas aguas embotelladas pueden contener trazas de medicamentos hormonales. En realidad, esto puede empeorar su quiste. Además, las botellas de plástico blando contienen BPA, que se ha relacionado con testículos no descendidos en niños recién nacidos. El BPA imita el estrógeno en su cuerpo, lo que puede agravar los ovarios. Trate de beber de recipientes de vidrio o metal, y evite microondas o congelar plásticos.

Cuidado con las complicaciones

Las dos complicaciones más comunes con los quistes ováricos son la torsión ovárica y los quistes rotos. Ambos requieren tratamiento médico inmediato.

En la torsión ovárica, el peso del quiste hace que el ovario se retuerza, lo que corta el suministro de sangre. Esto se sentirá como un dolor debilitante en el lado donde se encuentra el quiste. Si esto sucede, comuníquese con su médico de inmediato.

Si tiene un aumento repentino del dolor o un dolor intenso y agudo en un lado seguido de una sensación de ardor constante, es posible que su quiste haya estallado. Esto también puede ir acompañado de sangrado vaginal. Si esto sucede, comuníquese con su médico de inmediato. Tendrás que tomar antibióticos para prevenir infecciones y monitorearlos para asegurarte de que no tengas hemorragias internas.



Source by Rosie Sanders