Cómo maquillarse como una profesional

1. Prepara tu piel

Antes de comenzar a maquillarte, es fundamental que prepares tu piel. Esto incluye limpiártela bien y aplicar una crema hidratante para asegurarte de que está suficientemente hidratada.

También puedes aplicar una crema o sérum específico para tratar cualquier problema de la piel, como por ejemplo, manchas oscuras o arrugas. Una vez que hayas aplicado tu crema hidratante, déjala absorber durante unos minutos antes de pasar al siguiente paso.

2. Aplica una base ligera

Ahora es el momento de aplicar tu base de maquillaje. Es importante elegir una base que se adapte a tu tono de piel y tipo de piel para conseguir un acabado natural y homogéneo.

Aplica la base con una esponja o brochas específicas para el maquillaje y extiéndela bien por todo el rostro. Asegúrate de cubrir bien las zonas donde tienes manchas o rojeces.

Si quieres conseguir un acabado aún más natural, puedes mezclar la base con un poco de crema hidratante antes de aplicarla.

3. Sombrea tus ojos

Para dar profundidad a tus ojos y resaltar su forma, puedes aplicar sombras de ojos. Elige colores que combinen bien con tu tono de piel y que vayan acorde con la ocasión.

Aplica la sombra en todo el párpado móvil y difumínala bien para conseguir un acabado suave. Si quieres conseguir un look más intenso, aplica una sombra oscura en la esquina externa del ojo y difumínala bien.

También puedes aplicar una sombra clara en el pliegue del ojo para aumentar la profundidad y dar más luz al rostro.

4. Delinea y maquilla tus pestañas

Para dar más intensidad a tu mirada, puedes aplicar un poco de delineador de ojos y rímel. Para el delineado, puedes utilizar un lápiz o una sombra en crema y aplicarlo siguiendo la forma natural de tus ojos.

También puedes hacer un «Wing» o flequillo para darle un toque más dramático a tu maquillaje. Para las pestañas, aplica una capa generosa de rímel para alargar y separar tus pestañas.

Puedes aplicar varias capas para conseguir el efecto deseado. Si quieres conseguir un efecto aún más intenso, puedes aplicar pestañas postizas o usar un rímel de efecto volumen.

5. Aplica un rubor y colorete

Para añadir un poco de color a tu rostro, puedes aplicar un rubor y un colorete. El rubor se aplica en las mejillas y el colorete en el centro de las mejillas y en el hueso de la mandíbula.

Elige tonos que combinen bien con tu tono de piel y que aporten luminosidad al rostro. Aplica el rubor y el colorete con un pincel específico y difumínalos bien para conseguir un acabado natural.

6. Termina con un labial o gloss

Para finalizar tu maquillaje, puedes aplicar un labial o un gloss. Elige tonos que combinen bien con tu tono de piel y con el resto de tu maquillaje.

Aplica el labial o gloss con un pincel o directamente desde el envase y asegúrate de repasar tus labios para conseguir un acabado suave y uniforme.

Con estos sencillos pasos, podrás maquillarte como una profesional y conseguir un acabado natural y luminoso. Recuerda que la clave es encontrar el equilibrio y no excederse con el maquillaje. Con un poco de práctica, podrás dominar técnicas más avanzadas y conseguir el look que más te guste.