Definición: El autismo es una enfermedad definida por síntomas reconocibles en bebés antes de los tres años de edad, que indican dificultades graves con las interacciones sociales. Los síntomas que definen el autismo comprenden comunicaciones verbales y no verbales deterioradas, acompañadas de gestos socialmente inapropiados. Los niños afectados comúnmente muestran otras anormalidades, incluyendo ataques epilépticos; movimientos repetitivos, como aleteo de manos; intolerancia emocional a cambios inesperados en actividades rutinarias; problemas para dormir; alergias y trastornos gastrointestinales. Existe un amplio espectro de gravedad de la enfermedad y los niños también difieren en la edad a la que se reconocen inicialmente los síntomas. Mejoras significativas ocurren con el tiempo en algunos niños, de modo que su diagnóstico temprano de autismo deja de estar justificado.

Causa primaria: Daño cerebral debido a una infección de virus adaptada al sigilo adquirida durante el embarazo. Los virus adaptados al sigilo no son fácilmente reconocidos por el sistema inmune y, por lo tanto, no provocan una reacción inflamatoria. El mejor estudio de estos virus surgió del citomegalovirus simio del mono verde africano (SCMV), un tipo de virus del herpes.

Potencialmente, cualquier virus puede adaptarse sigilosamente al perder o mutar los relativamente pocos genes de la mayoría de los virus, que en realidad codifican los antígenos normalmente dirigidos por el sistema inmune celular. Las infecciones con virus adaptados al sigilo también explican muchas enfermedades mentales y condiciones tan comunes como el síndrome de fatiga crónica (SFC).

Dinámica: Varios factores contribuyen a la gran variabilidad que se observa entre los niños diagnosticados con un trastorno del espectro autista. Estos incluyen: i) La gravedad y el momento de la infección del embrión en desarrollo durante el embarazo, como se reflejará en la extensión del daño cerebral presente al nacer. ii) Si la infección del virus progresa o retrocede durante la infancia. iii) La cantidad de entrenamiento social que recibe el niño en preparación para el desafío de iniciar y mantener la socialización. Estas variables pueden explicar por qué algunos bebés nunca aprenden a participar en interacciones personales, mientras que otros bebés retroceden de logros sociales previamente obtenidos. Se ha observado un autismo regresivo marcado en algunos lactantes después de la vacunación y esto puede atribuirse a la activación de la infección subyacente por virus adaptado al sigilo o al desencadenamiento de una respuesta inflamatoria de virus adaptada al sigilo de bajo nivel. Incluso si se evita el autismo, el niño infectado de manera persistente sigue en riesgo de contraer otras enfermedades asociadas al virus adaptadas al sigilo, que incluyen trastornos del aprendizaje y del comportamiento, vínculos sociales deteriorados y episodios psicóticos agudos. La infección de por vida puede no manifestarse clínicamente hasta la vida adulta, con enfermedades como el SFC, depresión, trastornos de ansiedad y enfermedades neurodegenerativas.

Perspectiva del niño con autismo: Sin duda, es muy difícil y confuso para un niño autista comprender su situación. El niño probablemente sufre de un sentido alterado de identidad personal. Aparentemente existen dificultades para reconocer y responder a los demás como individuos comparables, pero distinguibles. A pesar de los esfuerzos difíciles, el niño no puede expresar fácilmente sus pensamientos y sentimientos, especialmente al usar el lenguaje hablado. Hay un recuerdo muy limitado de experiencias de aprendizaje impulsadas emocionalmente, que los niños normales recordarían fácilmente. Esta limitación conduce a una aparente confusión y errores sociales (por ejemplo, reír en respuesta al llanto de otro niño). Al parecer, los niños autistas pueden experimentar algo de satisfacción por las acciones repetitivas y por seguir rutinas predecibles. También es probable que los niños afectados tengan muchos síntomas relacionados, incluidos dolores de cabeza, dolores musculares, convulsiones, delirios, sueño no reparador, problemas relacionados con el intestino, hipersensibilidad a los estímulos sensoriales, respuestas neuronales autónomas deterioradas, etc.

Prevención del autismo: Una obligación social es informar a las mujeres en edad de procrear con signos y síntomas evidentes indicativos de una infección activa de virus adaptada al sigilo que tienen un mayor riesgo de tener un hijo autista. La prevención del autismo puede, por lo tanto, ocurrir por la decisión de tales mujeres de abstenerse de quedar embarazadas. Las pautas de tratamiento, que se analizan a continuación, pueden elaborarse para adultos con enfermedades, como el SFC, y retrasar el embarazo hasta que se logre la recuperación. El apoyo terapéutico está indicado de manera similar si el embarazo ya está en marcha en mujeres sintomáticas, como probablemente debería ser para todas las mujeres embarazadas. Después del nacimiento, el enfoque en la prevención se extiende al bebé. Los dos objetivos principales son: i) suprimir la actividad del virus y ii) ampliar la capacidad para las relaciones interpersonales. El primero se relaciona con las pautas de tratamiento diseñadas para mejorar la vía de la energía celular alternativa (ACE), mientras que el segundo implica esfuerzos decididos para desarrollar el cerebro del niño a través del compromiso efectivo de la madre y el bebé.

Vía alternativa de energía celular (ACE): un mecanismo para suprimir los virus adaptados al sigilo. El cultivo de virus adaptados al sigilo condujo a la identificación de la vía ACE. Esencialmente, la vía ACE implica una captura y utilización de energías físicas para revertir efectivamente los efectos dañinos de la célula y de drenaje de energía causados ​​por virus. La transferencia de energía involucra minerales que contienen macromoléculas orgánicas complejas denominadas pigmentos ACE, que pueden compararse con baterías en miniatura. Se pueden tomar muestras de los pigmentos ACE de la saliva, la orina y la transpiración seca y evaluar su estado de energía mediante pruebas de fluorescencia inducible por luz ultravioleta (UV) en presencia y ausencia de tinte rojo neutro. La fluorescencia ocurre cuando el tinte interactúa con los pigmentos ACE no cargados, mientras que los pigmentos parcialmente cargados incluso fluorescen directamente con la iluminación UV. La situación preferida es cuando no se ve fluorescencia y se toma como un indicador presuntivo de una vía ACE cargada adecuadamente. Guiados por el monitoreo de la vía ACE, los padres pueden instituir varios enfoques simples para garantizar la adecuación de la vía ACE de sus hijos. Estos enfoques incluyen el consumo regular de alimentos enerceutical ™; bebiendo ACE Water ™; evitar químicos tóxicos que inhiben la energía; eliminación de estresores emocionales; y refuerzo de tiempo de juego alegre. Este último factor se basa en la creciente evidencia de que la mentalidad alegre de un individuo puede permitir que el cuerpo se convierta en un receptor directo de la vía ACE que mejora las energías ambientales. Por el contrario, el estrés que induce el miedo y la hostilidad puede socavar esta capacidad. Si es necesario, se pueden llevar a cabo una variedad de métodos más directos para mejorar la vía ACE. Un método de fototerapia ACE basado en la iluminación UV de una solución de tinte rojo neutro activado tiene los datos más favorables, no solo en el autismo, sino también en la terapia de infecciones virales más convencionales, como el virus del herpes simple (HSV) y el virus del papiloma humano ( VPH).

ACE Fototerapia: En este procedimiento, se coloca una bolsa de plástico que contiene una solución energizada más un tinte rojo neutro en las plantas del niño y se ilumina con una luz UV de 13 vatios durante 30 minutos. La activación exitosa de la vía ACE se muestra por la aparición de fluorescencia inducible por UV directa en varias áreas de la piel y / o por el nuevo desarrollo de fluorescencia intraoral UV o por una mejora significativa de la fluorescencia intraoral preexistente.

Ejemplos: Una adolescente autista recibió la terapia anterior de su madre. Poco después, se observó que la niña se miraba fijamente en un espejo. Parecía que, antes no se había dado cuenta de sí misma. La madre observó además que su hija estaba en mejores condiciones para hacer frente a situaciones que normalmente habrían causado angustia emocional. Al preguntarle, la niña dijo que simplemente había recordado los consejos previos de su madre y que no tenía motivos para estar molesta. Más emocionante para la madre fue que su hija ahora disfrutaba bromear con ella, demostrando la capacidad de empatía y comunicación interpersonal.

Un protocolo similar de terapia de luz de tinte rojo neutro también fue sorprendentemente efectivo en la supresión de las crisis epilépticas en un niño autista de 4 años. Esencialmente, desde un ingreso hospitalario por epilepsia por mes durante los 6 meses anteriores, el niño quedó libre de crisis incluso con la subsiguiente interrupción de la medicación anticonvulsiva. Muchos otros niños autistas mejoraron usando el protocolo, pero no cuando la solución utilizada perdió su capacidad de activar efectivamente el tinte rojo neutro.

Educación social en la prevención y terapia del autismo: Los educadores preescolares están comenzando a distinguir entre la capacidad analítica de un niño de recordar hechos simples y la conciencia social más integral de poder apreciar la individualidad y la conectividad con los demás. Varios enfoques para desarrollar aún más este último talento se han hecho realidad en las clases de capacitación avanzada de los llamados niños «superdotados». A medida que estos programas de enseñanza se vuelven más refinados, ofrecen pistas importantes para educar mejor a los niños, ya sea en riesgo o ya diagnosticados con autismo. Los ejemplos de entrenamiento beneficioso incluyen: juego improvisado y cambios de roles, por ejemplo, el niño se convierte en maestro; integrando música con lenguaje; auto-dibujo y fotografía; etc. A medida que disminuyen los síntomas del autismo, también se debe hacer mayor hincapié en proporcionar información educativa analítica «para ponerse al día» para cubrir el período durante el cual el niño no estaba aprendiendo. A menos que no pueda hacerlo, la función de enseñanza a tiempo completo debe recaer en los padres con un reembolso directo proporcionado por el gobierno, comparable al dinero que actualmente se proporciona a esfuerzos gubernamentales y comerciales más cuestionables.

Barreras para el progreso: Una barrera importante es la renuencia de los funcionarios de salud pública a reconocer la existencia de virus adaptados al sigilo. Esto se debe en parte a la falta de pensamiento innovador dentro de la comunidad científica, pero también se puede atribuir a algunos funcionarios que se oponen activamente a la divulgación de errores de vacunas anteriores o al reconocimiento de la susceptibilidad de los niños propensos al autismo a la vacunación. Otras barreras son de profesionales de la salud especializados en autismo, pero sin experiencia especial en virología; y de compañías farmacéuticas centradas en objetivos identificables para terapias farmacológicas específicas. También hay una falta de entusiasmo por una causa infecciosa de autismo entre los líderes de la comunidad de apoyo para el autismo. Primero, atribuye un papel de la madre en la transmisión de una enfermedad y posiblemente quedando algo afectada en sus capacidades actuales. También aumenta la posibilidad de que los niños con autismo puedan ser rechazados como potencialmente una fuente de infección para otros. Es mucho más atractivo culpar a los fabricantes de vacunas actuales con la perspectiva de grandes acuerdos financieros. Otra barrera es simplemente la logística de transmitir información útil y traducirla en ensayos clínicos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la posterior publicación y aceptación de hallazgos positivos.

Programa de prevención y terapia de diez puntos para el autismo:

1) Cultura de sigilo adaptado virus de niños con autismo y de bebés presuntamente en riesgo de convertirse en autistas.

2) Inoculaciones de animales para definir mejor la patología celular in vivo y los modos de transmisión de enfermedades causadas por virus adaptados al sigilo.

3) Caracterizar la producción, composición y modo de acción de los pigmentos ACE generados en cultivos de virus, pacientes y animales inoculados.

4) Analizar las funciones respectivas de la vía ACE y la vía metabólica oxidativa mitocondrial en diversas funciones celulares, incluidas la biosíntesis, la proliferación, la diferenciación y la longevidad.

5) Instituir un programa de detección disponible para evaluar la vía ACE en humanos, con especial énfasis en su uso en mujeres embarazadas y lactantes.

6) Evaluar varias acciones correctivas a tomar cuando se identifica una deficiencia en la vía ACE; incluida la evaluación de los beneficios de consumir regularmente alimentos enerceutical ™ y ACE Water ™, como potenciadores de la vía ACE y, si es necesario, emplear el método de fototerapia como se describió anteriormente.

7) Por el contrario, identifique los posibles efectos adversos de las toxinas ambientales y alimentarias en la vía ACE.

8) Explore el papel de la actividad cerebral como estímulo y como inhibidor de la vía de la ECA.

9) Crear programas educativos dirigidos a niños con autismo y trastornos relacionados; basado en mejorar la autoconciencia y la empatía y en lograr una mejor integración entre el conocimiento analítico y emocional.

10) Amplíe los estudios sobre la vía ACE a otras enfermedades infecciosas, curación de heridas, envejecimiento y en la terapia de enfermedades debido a un metabolismo deteriorado como resultado de deficiencias en el suministro de oxígeno y / u otros metabolitos a las células.

Apoyo publico: Una responsabilidad importante de los adultos es cuidar la salud y el bienestar de las generaciones venideras. Entre el 1-2% de los niños son autistas y el 20% de todos los niños tienen una enfermedad mental diagnosticable. El problema es grave y su corrección es urgente. Puedo asegurar a los lectores que los esfuerzos enumerados anteriormente ofrecen una oportunidad real de ver una disminución importante en la incidencia de autismo y trastornos relacionados. El apoyo financiero junto con los esfuerzos científicos de colaboración pueden facilitar mucho el progreso. Los colaboradores y colaboradores interesados ​​deben contactar al autor en el Instituto de Medicina Progresiva. Este es el componente principal de MI Hope Inc., una organización benéfica pública sin fines de lucro fundada en 1988. Puede comunicarse con el autor al 626-616-2868 o por correo electrónico a wjohnmartin@hotmail.com



Source by W John Martin

X