Cuando se piensa en dormir, le asociamos un sentimiento de paz. La almohada Snuggle Buddy para lactancia es perfecta para dormir bien mientras amamanta al bebé. Puedes encontrar este tipo de almohadas en la mayoría de las tiendas de bebés en varios tamaños y formas. Son suaves, cómodos y ofrecen una sensación calmante al niño mientras duerme.

Una almohada Snuggle Buddy es una almohada del tamaño perfecto para un niño de dos años o más. Antes de los dos años, el uso de cualquier tipo de almohada puede resultar peligroso y no se recomienda. Los bebés generalmente prefieren dormir sin la probabilidad de acurrucar sus pequeñas cabezas debajo de una almohada y eventualmente se asfixian. Estas almohadas sirven el propósito en este caso; pueden mantener la cabeza acurrucada en una zona de confort, sin asfixiarse en ningún lado.

Una almohada de amamantamiento para acurrucarse es aproximadamente la mitad del tamaño de una almohada normal para adultos y cuentan con sus propias fundas de almohada excepcionales que se adaptan a las cabezas pequeñas de los niños. Un niño de aproximadamente dos a cinco o seis años se sentirá muy incómodo para dormir sobre una almohada grande y regular para adultos. Es posible que no pueda descansar la cabeza o el área espinal sensible. Sus cuellos y hombros no sienten la comodidad porque las almohadas para adultos son demasiado grandes y gruesas. La almohada de lactancia Snuggle Buddy permite que la cabeza, el cuello y los hombros de su hijo se mantengan en perfecto soporte y alineación. Estas almohadas proporcionan el tipo de soporte similar al de las almohadas para adultos, pero en un tamaño proporcional al cuerpo más pequeño del niño.

Las medidas para este tipo de almohadas para niños pequeños generalmente varían con 12 pulgadas por 16 pulgadas de tamaño. También puede adornar estas almohadas con las hermosas fundas de almohadas disponibles en el mercado. Vienen en una amplia colección de estampados y colores para combinar con cualquier tipo de tema de ropa de cama que pueda elegir para la habitación de su hijo. Incluso es fácil llevar una almohada para acurrucarse, ya sea en el automóvil o también para dormir en otro lugar. Estas almohadas también son a prueba de alergias; puede pedirlos especialmente si su hijo es alérgico al relleno de almohada.

Estas almohadas tienen relleno de fibra de poliéster, lo que las hace increíblemente suaves y cómodas para el niño. Se usan la mayoría de las veces durante la lactancia para lograr una postura cómoda. Con estas almohadas escondidas, tampoco molestará al niño por cambiar las almohadas si está profundamente dormido mientras se alimenta. Sirviendo de varias maneras, estas almohadas de lactancia son realmente útiles para los bebés y sus madres también.



Source by Ankur Kumar Srivastava

X